Acciones que pueden ser constitutivas de reclamación por negligencia en la gestión de la Covid-19

0
980

Hay muchos estudios, jurisprudencia y doctrina que explican que la negligencia es la omisión, el descuido voluntario y, en general, la actuación sin el debido nivel de cuidado, el hacer las cosas sin poner un cuidado considerado como normal. Ésta puede derivar en delitos o faltas, las cuáles se regirán por las disposiciones del Código Penal, cuando los hechos se hayan producido con una intención de dañar o que el infractor se haya planteado que pudiera haber ocasionado dicho daño y no haya hecho nada; o bien en actos u omisiones que no llegan a constituir infracción penal, pero que constituyen un ilícito y generarán responsabilidad contractual o extracontractual civil.

No hay duda de que el coronavirus nos ha dejado una huella que no olvidaremos nunca. Se ha escrito mucho sobre cómo está afectando el coronavirus a nuestra salud, pero ¿Se ha actuado correctamente en todos los casos?

Es lo que hay que examinar, si ha existido esa dejación de funciones, o de cuidados, que haya finalizado en un daño, y que pudiéndolo haber evitado, aún así, se ha dejado de actuar. Es decir tiene que existir un nexo causal, un vínculo, entre esa actitud de dejación de funciones, intencionada o no, y el daño ocasionado.

Existe un elenco de acciones que pueden ser constitutivas de reclamaciones por CORONAVIRUS o COVID-19:

  1. Ancianos fallecidos por abandono en residencias, si los encargados de las mismas no han puesto las medidas necesarias para evitar los contagios o no han informado a los familiares de la situación, o no han remitido a esos ancianos a un centro de salud o a urgencias.
  2. Infracción de la lex artis médica, no poniendo, los profesionales, todos los medios que tenían a su alcance, para paliar los unos daños previsibles, o no informando adecuadamente.
  3. Pacientes fallecidos por esperar un respirador o no ingresados en UCI por error en su clasificación, porque no había sitio y engrosaban una lista de espera de urgencias mal gestionada, de la que nunca iban a salir, o les han enviado para casa con error de diagnóstico al no poseer test suficientes, o diciendo que no eres persona de riesgo que deban realizarte dicho test, pudiendo dar lugar a muchos más contagiados.
  4. Daño injustificado (antijurídico) por negligencia de la Administración, donde no se han diseñado, prevenido y gestionado medidas antes sabiendo que la OMS ya nos había advertido, que lo sucedido en China e Italia no era ciencia ficción, y no proveyendo a los centros de salud de equipos de protección suficientes, mascarillas, respiradores, etc.
  5. Ausencia de medidas de protección de los trabajadores, exponiéndoles a riesgos mortales, y obligándoles a acudir a trabajar sin dichos medios, por ejemplo en centros de salud donde el contagio es automático, o donde exista numeroso personal sin acatar medidas de prevención, e incluso se les ha denegado la baja laboral a trabajadores con factores de riesgo que finalmente han sido atacados gravemente por el coronavirus, sometiéndoles a una situación estresante cada día que iban a trabajar sin dichos equipamientos, pensando que podrían ser las próximas víctimas.
  6. Reconocimiento de la enfermedad como accidente laboral, y aún así se la han calificado como enfermedad común, perdiendo derechos económicos y laborales.
  7. Denegación de la baja laboral, poniendo en peligro al propio trabajador y al resto de compañeros.
  8. Incumplimiento contractual y prestación defectuosa de servicios, por ejemplo aseguradoras, empresas funerarias que sin realizar los servicios que se tenían contratados de despedida, siguen cobrando lo mismo, o la denegación de reembolso de un viaje reservado y que no ha habido posibilidad de realizar.

Si tras analizar los hechos y los daños producidos, se concluye que tienen relación directa e inequívoca, existirá un nexo causal que permitirá solicitar el resarcimiento de dichos daños.

Autor:

Isabel Palomino Socia en Negotia Abogados. Experta en negligencias médicas

Para: Economist&Jurist

Enlace al artículo original: >>>acceder<<<

Si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email