Artículo de Ángela de Miguel en la Revista del Consejo General de la Abogacía Española

0
158

“Los Colegios deben ser nuestra voz ante la sociedad y los poderes públicos, poner en valor el trabajo tan extraordinario que hacen los abogados y buscar mejoras en el ejercicio de nuestro trabajo”

Por Carlos Capa

abogados españolesAbogada en ejercicio desde 1995, es socia fundadora del despacho Negotia Abogados, que desde sus orígenes en Valladolid hoy ya está asentado en Madrid. Innovadora y comprometida, ha sido pionera en abanderar la abogacía colaborativa y el “new law”, apostando por un modelo profesional cuajado de valores, como el rugby que tanto le gusta – nobleza obliga en Pucela- y comprometiéndose con un modelo de negocio que quiere mirar más lejos. Pura energía y poco conformismo para hacer de la abogacía una profesión en la que lo primero “son las personas”.

Usted iba más para usar la bata de científica que la toga de abogada. ¿Qué le hizo cambiar la dirección de su rumbo profesional?

Las personas. Me di cuenta de que sería más feliz en un trabajo más social, con más contacto personal. Y el trabajo como abogada es un trabajo muy humano, que me permite ayudar a las personas. Es un proyecto absolutamente vocacional.

Negotia Abogados nace en Valladolid hace 25 años, cuando la abogacía se movía en parámetros tradicionales ¿Cómo fueron los primeros pasos para un proyecto innovador como el suyo?

Empecé con un compañero que me decía que lo importante era el cliente, ya que sin clientes no se podía ejercer. Por eso siempre he tratado de centrarme en el cliente, en cómo mejorar su satisfacción, la experiencia, cómo mi trabajo podía generar valor para quien confiaba en mí. Ello te obliga a estar en una situación de mejora constante. Lo cierto es que han acogido muy bien esta transformación, con un crecimiento desde el año 2009 cercano al 600%.

Es usted una de las referencias de lo que se viene llamando “New Law” ¿Nos podría definir en que consiste esa manera de entender el ejercicio profesional?

El “New Law” es todo aquello que innova en el sector legal. A mí me gusta decir que la clave está en la creación de valor para el cliente, buscar satisfacer sus intereses reales. El real, el de verdad. Busco un lugar de trabajo para aquellos abogados que buscan otra forma de vida.

Es un modelo más horizontal , donde las reglas de retribución y mejora de condiciones estén relacionadas con el propio crecimiento y bien común , por encima de resultados individuales , que puedan llevar a estrategias a corto plazo, que pueden no ser las mejores para nuestros clientes. Y, por supuesto, modelos de flexibilidad horaria, posibilidad de teletrabajo y planes de conciliación y de igualdad.

¿Por qué las soluciones extrajudiciales como la mediación y el arbitraje no acaban de enraizar en España?

Es una lástima que no tengan una gran implantación en España, entre los que incluiría el Derecho colaborativo. Son más rápidos, dan mayor satisfacción y es un ahorro para la Administración importante.

Preside usted desde 2014 la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ¿Son los abogados buenos empresarios en sus negocios?

Cada vez hay más abogados que aplican criterios empresariales en sus despachos. Es evidente que todos los grandes despachos lo hacen desde hace tiempo , pero es una lluvia fina que va calando en el sector. El cliente valora esa buena gestión.

La pandemia ha sacudido la sociedad , particularmente a las PYMES ¿Qué se puede hacer por ellas en las circunstancias que están atravesando?

Es más importante que nunca una buena gestión. Tenemos que centrarnos en nuestras fortalezas, en aquello que somos realmente buenos, y una vez detectadas, buscar las oportunidades.

Estoy convencida de que muchas PYMEs superarán esta crisis, como ya lo hicieron en el pasado. Deben crecer y ganar en dimensión, ya que las empresas con mayor tamaño sobreviven mejor en situaciones de crisis.

Entre los valores que le identifican están su constante preocupación por la igualdad, la conciliación y la corresponsabilidad ¿Cuánto nos queda por hacer en estas materias?

Soy optimista, ya que en España estamos haciendo grandes avances en esas direcciones. Hay una gran conciencia social de la importancia de la igualdad, conciliación y corresponsabilidad, y esto es un impulso hacia esa mejora constante.

Me alegra que menciones la corresponsabilidad, ya que creo que es la clave de la igualdad, hay que repartirse las tareas domésticas y de cuidado entre ambos miembros de la pareja.

Las tecnologías ya eran un factor de cambio en expansión en el sector legal. La pandemia ha acelerado los cambios.¿Qué papel jugarán a partir de ahora en el sector legal?

La tecnología está revolucionando nuestra vida. La revolución digital implica cambios en nuestra manera de pensar,de relacionarnos y esto ha venido para quedarse. Y los despachos no podemos quedarnos al margen de las demandas de la sociedad, no es una opción.

El teletrabajo, es hoy la forma de trabajo habitual y parece que ha venido para quedarse.¿Cómo valora este cambio estructural?

La capacidad de la sociedad para adaptarse al teletrabajo ha sido asombrosa. Espero que se quede como una opción. Yo he teletrabajado desde hace muchos años, y pienso que es compatible con el ejercicio de nuestra profesión.

¿Ha sido difícil la expansión de Valladolid a Madrid? ¿El mercado irá cada vez más dejando de ser local?

Ambas opciones son posibles. Cada despacho debe adaptarse al modelo en que sea realmente bueno. La estrategia de negocio debe ser individualizada, y cada uno analizar en qué es realmente bueno, e ir a por ello.

¿Qué función cree que cumplen los colegios profesionales en esta época?

Deben estar para acompañar a los colegiados en el desarrollo de su vida profesional y tienen una función muy importante en la parte de formación , fundamental para ser buenos profesionales. Deben ser nuestra voz ante la sociedad y los poderes públicos , y poner el valor el trabajo tan extraordinario que hacen los abogados y buscar mejoras en el ejercicio de nuestro trabajo. Me parece importante la deontología, ya que el mantenimiento de los valores propios de la abogacía es un trabajo imprescindible.

revista

Si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email