El testamento ológrafo

0
199

Este tipo de testamento es poco habitual en circunstancias normales, ya que lo habitual es acudir ante un notario para que recoja cual es nuestra voluntad sobre nuestros bienes y derechos cuando ya no estemos. Pero sin duda es la mejor solución a la que podemos acudir en el momento que nos encontramos, en la cual estamos confinados en nuestras viviendas o en centros hospitalarios.

¿Qué es un testamento ológrafo?

Es el testamento redactado por el propio causante, es decir redactado por  la propia persona que quiere dejar constancia de como quiere que se reparta su herencia cuando fallezca.

Para que dicho testamento tenga validez debe de cumplir los siguientes requisitos en su totalidad: 

1– Debe de estar escrito de puño y letra por la propia persona que quiere realizar testamento. Por tanto alguien que no sepa escribir no puede acogerse a este tipo de testamento.

2– Debe de estar firmado por la persona que lo está redactando, bien al final del documento o en todas las páginas que pueden componer el mismo, siendo más aconsejable esta última modalidad. La firma debe de ser la que habitualmente se realiza, no siendo necesario que aparezca el nombre completo si habitualmente no se hace así, sirviendo incluso una rúbrica si es lo habitual.

Dicha firma debe de ser también de puño y letra, no sirve ni la firma digital ni huella.

3– Se debe de indicar el día, el mes y el año en el que se está escribiendo el mismo. Dichos datos pueden aparecer al principio o final del documento. En el caso de que se realice en Cataluña deberá también constar el lugar donde se está realizando, es decir la localidad.

4- El idioma del testamento puede ser el que desee la persona que lo está realizando, por tanto cualquier extranjero que este residiendo en España podrá redactar el mismo en su idioma sin necesidad de hacerlo en español.

 5- Es aconsejable que si el testamento está formado por varias hojas están se enumeren, y en todas ellas como ya he indicado aparezca la fecha (día, mes, año) y la firma.

6- El papel en el que se realice no tiene que tener ninguna formalidad, puede ser un folio, un sobre, una servilleta de papel o cualquier otro tipo de papel aunque este ya utilizado por una de sus caras.

7- Si en el testamento existe alguna tachadura o alguna equivocación, debe de ser salvada con la firma. Es decir debajo de la tachadura se debe firmar para así dejar constancia de que la misma ha sido realizada por la persona que está escribiendo el testamento y no por un tercero que posteriormente lo pueda hacer en su interés. 

¿Quién  puede hacer un testamento ológrafo?

Cualquier persona mayor de edad, que esté capacitado para hacerlo (no este incapacitada judicialmente) y que sepa escribir.

¿Qué debo hacer con el testamento ológrafo una vez que lo he redactado?

Escrito a manoSe debe de entregar a una persona de su confianza, para que si usted fallece lo presente ante el notario y se pueda cumplir su voluntad sobre el reparto de sus bienes y derechos.

O bien guardarlo en su poder y cuando pueda acudir a un notario presentarlo para que levante una acta notarial donde se recoja el mismo, y así su testamento ológrafo quedaría registrado en el Registro Central de Últimas Voluntades, al igual que lo están los testamentos notariales.

¿Qué debe hacer la persona que tiene en su poder un testamento ológrafo si la persona que lo ha redactado ya ha fallecido? 

Para que el testamento ológrafo tenga validez debe presentarse ante el notario competente en un plazo de 10 días desde el fallecimiento de la persona que lo ha escrito. Para ello es necesario acreditar el fallecimiento con el oportuno certificado de defunción.

El testamento que se presente siempre debe de ser el original no sirviendo fotocopias. 

¿Quién es el notario competente?

Normalmente el notario competente, siguiendo este orden es;

1- El notario del último domicilio o residencia habitual del fallecido. Para acreditar el último domicilio se presenta normalmente el certificado de empadronamiento o se tiene en cuenta el domicilio que consta en el propio D.N.I

2- En su defecto el notario del lugar donde esté la mayor parte de su patrimonio. Dicho criterio de competencia se tiene en cuenta sobre todo en el caso de personas que residen en un país extranjero.

3- El notario del lugar de fallecimiento.

4- El notario del domicilio de la persona que está presentado el testamento ológrafo.

En todo caso el propio notario le indicará si es competente o no para conocer del asunto. 

¿Qué más pasos hay que dar?

Una vez presentado el documento ante el notario, se deberá protocolizar. El plazo para su protocolización es de 4 años desde el fallecimiento de su autor en Cataluña y 5 años en el resto de España.

El testamento se puede protocolizar en los plazos indicados aunque no se haya presentado ante notario en el plazo de 10 días, aunque dicho incumplimiento de presentación puede derivar en una responsabilidad por daños y perjuicios por parte de la persona que lo ha tenido en su poder.

El último paso para darle validez sería la adveración, el notario citara a todos los interesados a una comparecencia en la notaria donde se procederá a la apertura y lectura del mismo.

Para la lectura y apertura del testamento será necesario que comparezcan 3 testigos que no se encuentren interesados en la herencia que deberán acreditar que sin ningún género de dudas reconocen que la letra y la firma que aparece en el testamento es de la persona que ha fallecido. Si ningún testigo lo pudiera verificar se llamaría a un perito calígrafo para que acreditara la autenticidad de la grafía y de la firma.

Si no se acreditase la autenticidad del testamento, el notario archivaría el expediente y los interesados podrían acudir a la vía judicial.

Otros tipos de testamentos a los que nos podemos acoger en la situación actual; 

-El llamado testamento en época de epidemia, en este caso la persona que quiere realizar su testamento lo hará de manera oral. Tendrá que posteriormente acreditarse para que tenga validez que no podía escribir y por eso lo hizo de este modo. Deberá de realizarlo ante 3 testigos mayores de 16 años, con capacidad plena, que conozcan perfectamente el idioma de la persona que está realizando dicho testamento y que no sean parte interesada. Los testigos deberán recoger por escrito el testamento y acreditar que el fallecido no lo ha podido hacer por escrito e indicar el nombre y apellidos de todos los testigos.

Por peligro de muerte, dicho testamento también es oral, y se debe de realizar ante 5 testigos que deben tener las siguientes características;

    • mayores de 16 años, con capacidad plena, que conozcan el idioma en el que se está realizando el testamento y no tengan interés en la herencia.
    • con posterioridad deberán recoger por escrito el testamento acreditando la imposibilidad de escribir del fallecido y de acudir ante notario. Deberán indicar nombre y apellidos de todos los testigos.

Notarios de MadridLa validez de ambos testamentos es de 2 meses, y deben ser presentados por los testigo ante notario en un plazo de 3 meses desde el fallecimiento.

Sin duda alguna la modalidad que más se adapta a la situación que vivimos es el testamento ológrafo, ya que no precisa de testigos difíciles de encontrar en estos tiempos de confinamientos, y nuestra voluntad quedara recogida en un papel no corriendo el peligro de que los testigos se olviden de lo que hemos manifestado o lo interpreten de modo distinto a nuestros deseos.

Paula Aller Franco
Socia – Abogada en Negotia
Si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email