¿Qué trámites tengo que hacer para cobrar una herencia?

0
615

herenciaLos trámites para recibir los bienes que nos ha dejado un familiar pueden ser una auténtica odisea burocrática. Lo ideal es asesorase por profesionales, y en Negotia estamos acostumbrados a hacerlo; no obstante, hay que saber a qué nos enfrentamos y qué serie de documentos nos van a hacer falta, para que el proceso sea ágil y ahorremos tiempo y dinero.

Así, como documentación inicial nos pedirán el certificado de defunción, que se obtiene en el Registro Civil, (este certificado lo proporcionan normalmente las funerarias) y el certificado de ultimas voluntades del fallecido. Este último sólo puede solicitarse pasados 15 días hábiles tras el fallecimiento en el Ministerio de Justicia, a través de la gerencia territorial correspondiente de tu lugar de residencia, rellenando un modelo y pagando una tasa. Con él, sabremos si existen o no testamentos, cuál es el último testamento válido así como el notario que puede facilitárnoslo.

Igualmente, hay que solicitar el Certificado de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento, para conocer las indemnizaciones y beneficiarios de las pólizas que el fallecido pudiese tener contratadas y que contemplaran el caso de fallecimiento.

Una vez que tengamos estos documentos, hay que determinar quién tiene derecho a la herencia. En este punto, pueden darse dos casos: que haya testamento o que no lo haya. Esto lo sabremos a partir del Certificado de Actos de Última Voluntad.

Así, si existe testamento, con los documentos anteriores, acudiremos al notario que se indique en el Certificado de Actos de Última Voluntad. Este nos facilitará una copia autorizada del testamento, donde se explicará quiénes son los herederos y su participación en la herencia.

Si por el contrario no hay testamento, deberemos realizar una declaración de herederos, pudiéndola gestionar en cualquier notaría, aportando el DNI o Certificado de Empadronamiento del fallecido, Certificado de Defunción, Certificado de Actos de Última Voluntad, Libro de Familia o partida del Registro Civil (para acreditar el parentesco de los herederos), y 2 testigos que conociesen al fallecido y puedan declarar que no existen otros familiares más cercanos que los solicitantes.

Aportada esta documentación, obtendremos un acta notarial que certifique quiénes son los herederos legítimos.

Sabiendo quiénes son los herederos, debemos inventariar los bienes y derechos que constituyen la herencia, teniendo en cuenta, también, las posibles deudas que pudiese tener el fallecido, y los gastos propios de la gestión de la herencia o los gastos derivados del mantenimiento de los bienes del fallecido desde la fecha de su muerte.

Si consideramos que la herencia puede traer consigo más deudas que beneficios, podemos aceptarla a beneficio de inventario, asegurándonos que sólo responderemos a las posibles deudas con los recursos que nos aporte la propia herencia.

Una vez que tengamos el listado de los bienes (bienes inmuebles, saldos y fondos bancarios a fecha del fallecimiento, seguros de vida, fincas, vehículos,…) y deudas, hay que determinar su valor, recomendándose que sea el del precio medio de mercado.

Seguidamente, hay que redactar el Cuaderno Particional, donde debe reflejarse quiénes son los herederos, el inventario de bienes y derechos y de deudas, la parte de la herencia que corresponde a cada heredero, y la firma de todos los herederos.

Este paso es clave para el reparto de la herencia y en caso de no llegar a un acuerdo, la resolución podría llegar a la vía judicial, con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero para los herederos.

Toca el momento de cumplir con Hacienda y tenemos que pagar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en un plazo de 6 meses (prorrogables en otros 6, asumiendo los intereses correspondientes) desde la muerte del fallecido.

Este impuesto se liquida a través del Modelo 650, adjuntando la siguiente documentación: Fotocopia de DNI de los herederos y del fallecido, certificado de Defunción, Certificado de Actos de Última Voluntad, Testamento, Copia de los contratos de seguros del fallecido o Certificado de Contratos de Seguros, Certificado de Saldos de las entidades bancarias correspondientes, Escrituras de inmuebles, Copia del último recibo del IBI, Permiso de circulación del fallecido, movimientos de todas las cuentas bancarias con un año de antigüedad a la fecha de fallecimiento, copia documentación vehículo…

Con esta información, se nos calculará la cantidad que debemos abonar como pago del impuesto en un plazo de 15 días desde la presentación del Modelo 650.

Una vez hecho el reparto de los bienes y derechos entre los herederos y pagados los correspondientes impuestos, estaremos en disposición de recibir los bienes que se nos hayan adjudicado, acudiendo al banco o a la administración correspondiente.
Normalmente las entidades financieras tardan un tiempo (en torno a un mes) en hacer los repartos correspondientes ya que es una materia que no realizan en las sucursales sino en los departamentos jurídicos de las entidades financieras.

Desde el departamento de asesoría y consultoría de Negotia, gestionamos diariamente multitud de herencias, consiguiendo que el cliente no sienta la losa de la burocracia, con la finalidad de cumplir la ley y que pueda recibir su justa herencia.